Friday, 6 June 2014

Ana Botella se toma al final su Café con Leche.



Interveción de Ana Botella y l canción promocional

No deja de ser extraño que tras la intervención de la alcaldesa de Madrid Ana Botella utilizando un inglés que algunos calificaban de horroroso, se haya creado poco menos que un mito y se vuelva a recordar esa intervención que para algunos fue penosa.


Sin embargo esto requiere un poco de reflexión pues hay que conocer el contexto. Los que juzgaban la aparición pública de Ana Botella eran en su inmensa mayoría españoles, y por tanto la inmensa mayoría de esa inmensa mayoría, que ya son unos poco menos pero todavía muchos, no hablan bien la lengua de Peter Pan.


Los que la juzgaban lo hacían probablemente por las inserciones en español de las palabras "café con leche" y "Plaza Mayor" en su frase "have a cup of café con leche en la Plaza Mayor". Seguramente querían oir "have a cup of white coffee in the City Square", o "Main Square" o cualquier otra trancreación del término Plaza Mayor.




Parémonos a considerar ahora nuestra posible reacción si escucháramos a alguien hacer el mismo discurso en un país que no fuera España. Los españoles, no todos, siempre han tenido un sentimiento de inferioridad. Por ello históricamente tenemos que hablar el idioma del que nos visita, o hablamos súper despacio a cualquier extranjero. Si escucháramos un programa de la RAI nos sorprendería sin duda oír algo parecido a "have a nice cup of white coffee in Spain's Square". Tal vez no nos chocaría sin embargo oír algo parecido a "have a nice capuccino in Piazza Spagna". 


Pero no, aquí los fariseos del lenguaje, que ni saben ni permiten que otros sepan, critican lo mismo que aprueban en otras latitudes. De igual modo no visitamos la plaza de Oxford sino Oxford Circus, ni el Real Palacio de Alberto sino el Royal Albert Hall. ni el Parque Hyde o la Plaza de los Tiempos, (o de las Horas, qui lo sa) sino Hyde Park y Times Square.


Tal vez lo que a muchos no les gusta es que esta señora, muy madrileña de formas, gesticulase tanto, cosa que tiene más que ver con su manera de ser. A muchos no les gusta por razones políticas o por ser del PP. O tal vez por ser la esposa del ex presidente del gobierno José María Aznar.



Su pronunciación tampoco era mala. Pronunciación era esa tal que seguramente pasaría un nivel de First Certificate, si se juzga solamente en base a las frases que pronunció. Nivel sea dicho de paso, que aunque es el adecuado para un chico o chica de 16 años hoy en día, es el que se pide para acabar con un aprobado una carrera universitaria. Pasar un nivel de First Certificate decía, aunque ya lo del "first certificate" lo vamos abandonando en Europa, porque ya adoptamos el Marco Europeo de Referencia de Lenguas, en este caso un B2. Ya vamos abandonando decía, muy a pesar de los británicos, un marco que era lo que queda del imperialismo inglés a través de su lengua. Lengua que ya no pertenece al antiguo imperio británico ni a su descendiente la Commonwealth of Nations, sino al planeta.



Por tanto concluiría que resulta que Ana Botella hizo bien pronunciando esas frases, como bien harían los italianos, o como nosotros hacemos cuando viajamos fuera. El First en cuanto pronunciación lo pasaría justito pero no sería su performance óbice para un Pass.Yo le daría un Grade 6 del Trinity College de Londres.