Tuesday, 12 August 2014

500 Years of Female Portraits in Western Art





Qué preciosidad! Qué currada! Hay que dar gracias a Dios por la Mujer. Y a ella que tenga piedad del hombre. La mujer y el hombre, qué buen equipo, cuando les guia el amor del Creador, o la búsqueda de la verdad y la belleza. La unión del hombre y la mujer es de lo más hermoso que hay. Por eso el lecho matrimonial es "un altar, no un catre de mancebía" (San Josemaría). Hay que cuidar a la mujer, y ella que tenga piedad de nosotros. Es la Opera Prima de Dios. Creo que la hizo el Séptimo Día, en su día de descanso y relajación.